Diagnosticando el Lupus

¿Cuáles son los análisis de laboratorio para el lupus?

Se utilizan una gran variedad de análisis de laboratorio para detectar los cambios físicos o las afecciones que pueden presentarse en el cuerpo cuando una persona contrae lupus. El resultado de cada una de estas pruebas aporta más información al panorama que su médico se está formando con respecto a su enfermad. 

Análisis de sangre (rutina)

Generalmente, el médico solicitará un hemograma completo (también conocido como CBC por sus siglas en inglés). El hemograma completo mide los niveles de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. En los casos de lupus, estos análisis pueden revelar valores bajos.

Análisis de orina

Debido a que los riñones son los encargados de procesar los desechos del cuerpo, el análisis de una muestra de orina puede revelar la existencia de un problema en el funcionamiento. Los análisis de orina más comunes son los que se realizan para detectar la presencia de cilindros celulares (fragmentos de células que normalmente son removidos cuando se filtra la sangre a través de los riñones) y proteinuria (eliminación de proteínas por la orinadebido a que los riñones no las filtran adecuadamente). La recolección de orina durante un período de 24 horas puede aportar información importante ya que permite cuantificar la cantidad de proteína que se elimina.

Anticuerpos

Los anticuerpos que el organismo fabrica contra sus propios tejidos y células normales cumplen una función muy importante en el lupus. Muchos de estos anticuerpos se detectan mediante un panel o grupo de análisis que se solicitan al mismo tiempo. El análisis de anticuerpos que más escuchará nombrar es el análisis de anticuerpos antinucleares o AAN. Sin embargo, este análisis no es específico para el lupus. 

Los anticuerpos antinucleares (AAN) son un tipo de anticuerpos dirigidos contra el material nuclear de la célula. Este proceso daña las células, e incluso puede destruirlas. El análisis de sangre para detectar la presencia de AAN, es una prueba sensible en el lupus, ya que estos anticuerpos se encuentran presentes en el 97 por ciento de las personas que tienen la enfermedad. Un resultado positivo en dicho análisis no siempre significa que Ud. tenga lupus. El resultado puede ser positivo en personas con otras enfermedades o en personas que no padecen ninguna enfermedad. El resultado de AAN también puede cambiar de positivo a negativo, o de negativo a positivo, en una misma persona. 

Los anticuerpos contra el ADN de doble cadena (anti-ADN-dc) son anticuerpos que atacan el ADN (el material genético) que se encuentran en el interior del núcleo de las células. Los anticuerpos anti-ADN-dc están presentes en el cincuenta por ciento de las personas que padecen lupus, pero es posible que una persona tenga lupus aunque estos anticuerpos no se encuentren en su organismo.

Los anticuerpos contra la histona, una proteína que rodea la molécula de ADN, a veces se encuentran presentes en personas con lupus sistémico, pero se encuentran con mayor frecuencia en personas con lupus inducido por medicamentos. Esa forma de lupus la provocan determinados medicamentos y, usualmente, desaparece una vez que se interrumpe su administración. 

Los anticuerpos antifosfolípidos (aFL) pueden causar daño en la pared de los vasos sanguíneos, lo cual puede provocar coágulos de sangre en las piernas o los pulmones, derrame cerebral, ataque cardíaco o aborto espontáneo. Los aFL que se miden con mayor frecuencia son el anticoagulante lúpico, los anticuerpos anticardiolipinas y contra la glicoproteína 1 beta2. Los aFL que se encuentran en el lupus también se encuentran en la sífilis, y los análisis de sangre no siempre pueden detectar la diferencia entre estas dos enfermedades. Por consiguiente, si Ud. tiene lupus, el resultado positivo en un análisis de sífilis no significa que Ud. la tenga o la haya tenido.

Los anticuerpos anti-Ro/SS-A y anti-La/SS-B (Ro y La son los nombres de unas proteínas que se hallan en el núcleo de las células) se encuentran con frecuencia en personas que padecen el síndrome de Sjögren, otra enfermedad autoinmune que a menudo se presenta conjuntamente con el lupus. Los anticuerpos anti-Ro, en particular, también se encuentran en personas que padecen una forma de lupus cutáneo (de la piel) que causa una erupción que es muy sensible a la luz solar. Si Ud. está embarazada, es especialmente importante que su médico determine la presencia de anticuerpos Ro y La, ya que ambos autoanticuerpos pueden atravesar la placenta y causar lupus en el feto. El lupus neonatal es poco común y generalmente no es peligroso, aunque puede ser grave en algunos casos.

Los anticuerpos anti-Sm actúan contra las proteínas Sm que se encuentran en el núcleo de las células. Estos autoanticuerpos se encuentra presentes en el 30 a 40 por ciento de las personas con lupus y, en casi todos los casos, su presencia significa que la persona tiene lupus. 

Los anticuerpos anti-RNP actúan contra las ribonucleoproteínas, que ayudan a controlar la actividad química de las células. Estos anticuerpos se encuentran presentes en muchas afecciones autoinmunes; se observan niveles muy elevados en aquellas personas cuyos síntomas combinan características de diversas enfermedades, entre las que se incluye el lupus.

Otros análisis de sangre

Algunos análisis de sangre miden los niveles de proteínas que no son anticuerpos. Los niveles de estas proteínas pueden alertar a su médico acerca de la presencia de inflamación en alguna parte de su cuerpo.

Se denomina complemento a un grupo de proteínas presentes en la sangre que protegen al organismo contra las infecciones. La inflamación causada por lupus consume las proteínas del complemento, motivo por el cual, con frecuencia, las personas con lupus activo tienen niveles bajos. Los análisis más comunes para medir el complemento son: CH50, C3 y C4. 

La proteína C-reactiva (PCR) es una proteína producida por el hígado; la presencia de niveles altos de PCR en la sangre pueden indicar que Ud. tiene inflamación causada por el lupus.

La velocidad de eritrosedimentación (VES o velocidad de sedimentación) mide la rapidez con la que los glóbulos rojos se aglutinan y sedimentan lo cual se relaciona con la presencia de ciertas proteínas. Generalmente, la velocidad de sedimentación está elevada en personas con lupus activo, pero también puede estarlo por otras razones como, por ejemplo, cuando hay una infección.

Pruebas para medir el tiempo de coagulación sanguínea

Es importante saber a qué velocidad la sangre comienza a coagularse. Si coagula muy fácilmente, es posible que se forme un coágulo de sangre (denominado trombo) y que éste cause daños tales como un derrame cerebral o un aborto espontáneo. Si la sangre no coagula con suficiente rapidez, Ud. corre el riesgo de tener un sangrado excesivo si tiene un accidente se somete a cirugía o aún espontáneamente.

El análisis del tiempo de protrombina (TP) se utiliza para medir la coagulación de la sangre y puede indicar si Ud. corre riesgo de no coagular lo suficientemente rápido en caso de tener alguna herida o corte.

El análisis del tiempo parcial de tromboplastina (TPT) también mide el tiempo que se toma la sangre para comenzar a coagular. 

También existen otras pruebas más sensibles para medir el tiempo de coagulación de la sangre, tales como el tiempo de veneno viperino de Russel modificado (Russel viper venom time, RVVT), el procedimiento de neutralización de plaquetas (PNP) y el tiempo de coagulación con caolín (Kaolin clotting time, KCT).

Biopsias de tejido

Una biopsia implica la obtención de una pequeña muestra de tejido, que luego se examina al microscopio. Se pueden hacer biopsias de casi cualquier tipo de tejido. En las personas con lupus, los lugares más comúnmente biopsiados sometidos a biopsia son la piel y los riñones. Los resultados de estas biopsias pueden mostrar el grado de inflamación y daño que se esté produciendo en su cuerpo.

Medically reviewed on July 15, 2013

Envíe una Pregunta a los Expertos